El pH del agua de la piscina. ¿Qué es y cómo ajustarlo?

El pH del agua de la piscina es, sin lugar a dudas, uno de los parámetros de mayor importancia en el cuidado y mantenimiento de una piscina. Como veremos a continuación, no será suficiente con procurar que no falte cloro o producto desinfectante en nuestra agua. La clave está en el pH y en que este se encuentre ajustado.

¿Qué es el pH y para que sirve?

Las siglas pH significan potencial de hidrógeno y es una medida que nos indica la acidez o la basicidad del agua. Dicha medida viene determinada por el número de iones libres de hidrógeno (H+) en el agua.

La escala de medición del pH está comprendida entre los valores 0 a 14; siendo 0 el más ácido, 14 el más básico y situando en 7 el pH neutro.

El pH de la piscina. ¿Cómo analizarlo?

En una piscina debemos mantener ajustado el pH entre los valores 7,2 y 7,6. Este intervalo, además de conservar nuestras instalaciones en óptimas condiciones, es ideal para la piel y los ojos del bañista.

Es recomendable realizar análisis del agua de nuestra piscina de forma habitual para comprobar el valor de pH de nuestra piscina. Para llevar a cabo dicha operación podemos recurrir a los estuches analizadores Cloro – pH o a las tiras analíticas. También existen medidores digitales, así como aparatos electrónicos como los fotómetros que nos permiten analizar diferentes parámetros del agua de forma rápida y precisa.

pH desajustado. Es el momento de actuar.

Hemos de recordar que cuando el pH del agua de nuestra piscina se encuentre desajustado, y fuera de los valores recomendados, esto puede comportar ciertos problemas: ojos rojos, sequedad de la piel, que el cloro deje de actuar correctamente…

En el caso de que el pH sea inferior a 7,0 – 7,2 el cloro de nuestra piscina se eliminará rápidamente, por lo que necesitaremos más cantidad de producto desinfectante para evitar que nuestra agua se vuelva verde. Sentiremos el típico escozor de ojos al bañarnos y podemos notar algún tipo de irritación en la piel. Puede corroerse cualquier elemento metálico de la piscina y corremos el riesgo de bajar la alcalinidad total del agua. Es por eso que debemos elevar el nivel de pH de forma inmediata.

En cambio, si el pH del agua de nuestra piscina es superior a 7,6 nos encontraremos con que el cloro deja de actuar eficazmente, lo que puede propiciar la aparición de algas o agua verde. El agua de la piscina se volverá turbia. Síntomas como ojos rojos, sequedad de la piez, picor de nariz… también nos indicaran que el pH está demasiado alto. Llegado el caso debemos bajarlo a niveles más adecuados lo antes posible.

Y para ajustar el pH, ¿cómo lo hago?

Para poder ajustar el pH de la piscina a unos valores óptimos debemos recurrir a diversos productos que existen en el mercado como son los reguladores de pH:

  • Incrementador de pH: Nos ayudará a subir o incrementar el pH del agua de nuestra piscina.
  • Minorador de pH: Producto pensado para bajar o disminuir el pH del agua de la piscina.

 

Para determinar las cantidades de minorador o incrementador que debemos añadir a la piscina, podemos consultar las instrucciones de uso que se indican en las etiquetas del producto.

Siempre que realicemos ajustes en la piscina, es aconsejable que lo hagamos de forma gradual.

Algunas recomendaciones y consejos.

Tal y como hemos visto, el pH del agua es de vital importancia para un correcto cuidado y mantenimiento de la piscina. Por ello os dejamos con unas últimas recomendaciones.

  • Es aconsejable revisar el pH de nuestra piscina a diario.
  • Si no dispone de un estuche analizador o de un bote de tiras analíticas es imprescindible que compres uno de forma inmediata, para poder analizar el agua de la piscina. En Piscines DOME disponemos desde el típico estuche analizador de toda la vida, tiras analíticas, medidores digitales, fotómetros, analizadores inteligentes, …
  • Es aconsejable disponer en nuestras instalaciones de como mínimo un bote de incrementador de pH y otro de minorador de pH. En función de las dimensiones de la piscina y del producto que normalmente más usemos, tendremos más cantidad o menos.
  • Si estás pensando en instalar un equipo de electrólisis salina es recomendable que disponga de controlador de pH integrado. De esta forma la automatización del tratamiento químico del agua será total. En Piscines DOME estamos especializados en la instalación de equipos de electrólisis salina, puedes solicitarnos información.
  • Si dispones de un equipo de electrólisis salina sin controlador de pH, puede ser una buena inversión instalar un controlador de pH para que de forma automática regule los niveles óptimos del agua de la piscina.
  • Compra productos de marcas conocidas. Esto no solo es aplicable para los productos reguladores del pH, sino que lo podríamos extender a todo tipo de productos químicos para la piscina. Es muy importante que el producto sea eficaz y funcione.
  • Si no consigues solucionar el problema, acude a un profesional del sector.

 

Para más información podéis visitarnos en nuestra tienda ubicada en Sabadell (Barcelona) o solicitar información a través del formulario de contacto.

Share the Post:

Notas relacionadas

×

Hello!

Click one of our contacts below to chat on WhatsApp

× ¿Puedo ayudarte?